Educación

Invisten al rector Enrique Graue con el doctorado Honoris causa de la Universidad de Panamá

Sin una educación superior de calidad, el futuro de América Latina será incierto, alertó en la ceremonia vía remota

Al ser investido hoy, vía remota, con el doctorado Honoris causa de la Universidad de Panamá (UP), el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, advirtió que sin una buena y mejor educación superior, “el destino de Latinoamérica será incierto y no podremos abatir la desigualdad e inequidad imperantes en la región”.

Luego de que el secretario General de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas, en representación del rector de la UP, Eduardo Flores Castro, le colocara la esclavina y el birrete, y le entregara el pergamino del título honorífico, Graue explicó que el último reporte de la UNESCO indica que las oportunidades para acceder al nivel superior en América Latina y el Caribe son del 52 por ciento, muy por detrás de la cobertura promedio de los países desarrollados, que sobrepasa el 75 por ciento.

“Es imperativo elevar estos niveles y desarrollar programas conjuntos que optimicen las oportunidades que ofrecemos para nuestros jóvenes y personal académico”, destacó.

En ceremonia solemne, el rector de la UNAM expresó que la distinción recibida por la UP es un reconocimiento también a esta casa de estudios, al espíritu de unión, y un compromiso para colaborar por el desarrollo de la educación, la ciencia y el florecimiento de la cultura entre nuestras naciones.

La Universidad de Panamá, subrayó, es un referente en Latinoamérica y la principal institución de educación superior en su país y, como la UNAM, es un proyecto social dedicado a la formación de ciudadanos libres y conscientes, sensibles a las necesidades de su nación. La entrega de la distinción se da en este año que se conmemora el bicentenario de las independencias de Panamá y de México.

Tradición cultural latinoamericana

Graue Wiechers también recalcó que América Latina es una región donde las historias de nuestros países introdujeron fronteras y límites, pero en realidad no deja de ser territorio común. “Tenemos una tradición cultural única, valores compartidos, una lengua uniforme y con una fortaleza inigualable”, subrayó.

Latinoamérica tiene la mayor diversidad biológica del planeta, una quinta parte de los bosques y selvas, 12 por ciento de la tierra cultivable del mundo, el 50 por ciento o más de las reservas mundiales de litio, plata, cobre y estaño, minerales que son el futuro de las industrias tecnológicas.

Además, cuenta con una tercera parte de las reservas de petróleo y un tercio de las de agua dulce a nivel global. A través del Canal de Panamá, la región se une al resto del mundo. “Somos un continente con enormes capacidades y, si sabemos cuidar y aprovechar sus recursos y encausar el talento de nuestros compatriotas, nos aguarda un próspero futuro”.

El rector expresó ser orgullosamente latinoamericano y creer en el inmenso futuro de nuestra región, así como en las múltiples capacidades de su gente. “De ahí que también el lema de mi universidad sea: ‘Por mi raza hablará el espíritu.’”

Ese espíritu de unión está presente también en sus universidades que atienden a estudiantes con características muy propias de estos países: ellos y ellas están llenos de energía, sus espíritus son libres y mantienen su capacidad de indignación ante la injusticia y la inequidad social.

“Para responder a sus inquietudes y esperanzas —que a fin de cuentas es nuestra razón de ser— debemos permanentemente mejorar nuestra educación, debemos formarlos tolerantes, críticos y reflexivos”, externó Graue.
Es imprescindible estar unidos, compartir experiencias, trabajar en conjunto y tener el reto de un espacio común de educación superior, remarcó.

Los retos son muchos: hay que responder a los nuevos modelos educativos y al uso de las tecnologías del aprendizaje; a la urgente necesidad del respeto y equidad entre géneros; a convivir en la diversidad; a dispersar la cultura y a aspirar a un mundo sustentable, concluyó el rector.

Aportes a la salud y a la educación superior

El rector de la UP, Eduardo Flores Castro, dio la bienvenida a Graue Wiechers como miembro de esa comunidad, resaltó su alto nivel académico y en el campo de la oftalmología, sus distinciones nacionales e internacionales, además de contar con otros dos doctorados Honoris causa. “Usted ya forma parte de nuestra universidad, de por vida”, expresó.

En tanto, la secretaria General de la institución panameña, Nereida Elizabeth Herrera Tuñón, leyó la Resolución del Consejo Universitario del pasado 3 de febrero en la cual, por unanimidad, se aprobó entregar el máximo reconocimiento de esa institución a Enrique Graue Wiechers “por sus méritos, trayectoria y aporte a las ciencias médicas y a la educación universitaria”.

El título y medalla como doctor Honoris Causa es un símbolo de reconocimiento que la Universidad de Panamá otorga a personalidades quienes han contribuido de manera notable al progreso de las ciencias y la cultura, explicó.
Tras leer la semblanza académica de Graue Wiechers, destacó su trayectoria en el campo de la medicina y la vida universitaria, en especial como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Se resolvió otorgar el doctorado Honoris causa por la ejemplar trayectoria profesional y su defensa de la universidad como bien público, al concebir que además de ser productoras y transmisoras de conocimiento, las universidades deben involucrarse en la transformación de su entorno social”, expresó Herrera Tuñón.

A su vez, Enrique Mendoza, decano de la Facultad de Medicina de la UP, hizo la presentación de Graue Wiechers de quien destacó sus aportes inéditos a la salud visual de los mexicanos y de personas del continente americano.

A nombre de los médicos panameños quienes se formaron en la UNAM y contribuyen a la enseñanza de la medicina en ese país, expresó su beneplácito porque al rector de la UNAM lo hayan distinguido con el doctorado Honoris Causa de esa casa de estudios.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar