Vitalidad

Médico pierde a su padre y a su esposa por el covid-19

En este Día del Padre, José Miguel afirmó que celebra el privilegio de tener a sus hijos con bien y saludables, sin embargo, lo que pasó no se lo desea a nadie

Pese a que el covid-19 cobró la vida de su padre y su esposa, un médico urgenciólogo del Hospital General de Zona Número 7 de Monclova, Coahuila, continúa en la batalla contra la pandemia, mostrando fortaleza y luchando por sus hijos.

Se trata de José Miguel Llanes Ramírez, quien también reveló que su mamá y sus dos hijos fueron víctimas de la enfermedad.

“Es algo que no le deseo a nadie, pero mis hijos y demás seres queridos me dan la fuerza para salir adelante”, aseguró.

Narró que como se registraron varios casos de pacientes positivos de covid-19, con quienes tuvo contacto en el hospital del IMSS, decidió hacerse la prueba, la que resultó negativa.

Al iniciar la reconversión del hospital, nació el modelo de atención a pacientes y el 4 de abril se formó el primer equipo COVID en el país, y como especialista en urgencias, se integró en automático.

Su jornada de trabajo en el piso 3 era acumulada, extenuante y a veces cansada; sin embargo, no se daba por vencido, había que atender a 32 pacientes, 14 de ellos estaban intubados.

En un inicio había incertidumbre, pero también un equipo multidisciplinario muy valiente al frente de batalla.

Entre el 10 y 11 de abril, mientras se esmeraba en salvar la vida de pacientes hospitalizados, en su casa su padre, su madre y su esposa empezaron a manifestar síntomas de coronavirus.

Fiebre, tos y dolor muscular se hicieron presentes, pero José Miguel estaba asintomático y seguía con sus funciones en el nosocomio.

El panorama cambió para su familia cuando su padre empezó a sufrir problemas de respiración y tuvo que hospitalizarse.

“Para mí fue muy duro estar en el piso y ver llegar a mi padre. Por supuesto que lloré, porque yo sabía lo que venía”, relató.

Tras confirmarse que su padre era un paciente covid, se ordenaron las pruebas para los demás integrantes de la familia y todos resultaron positivos.

Recordó que su padre ingresó el 18 de abril por la noche y murió tres días después, el 21 de abril horas antes de que su padre falleciera, se hizo una segunda prueba, está vez resulto positiva.

El 22 de abril, mientras estaba en aislamiento y trataba de asimilar la pérdida de su padre, su esposa, Miriam Cantú Camarillo, se agravó por la madrugada y fue hospitalizada. Estuvo 20 días, 19 bajo sedación y con apoyo ventilatorio.

Ella falleció el 11 de mayo, otro duro golpe a su fortaleza, en esa fecha ya se había reincorporado a su trabajo, después del aislamiento y un examen que dio negativo.

“Estuve todo el día con ella, fue algo muy doloroso. Me quebré, no sabía cómo decirle a sus papás y a mis hijos”, expresó entre lágrimas.

Como padre, fomentará siempre en sus hijos el amor por su abuelo, Jesús Llanes Gómez, quien por mucho tiempo trabajó para el sector salud y a quien siempre recordará con gran orgullo.

“Mi papá tenía 64 años de edad, quería mucho a sus nietos, fue un papá muy amoroso”, reiteró.

En este Día del Padre afirmó que celebra el privilegio de tener a sus hijos con bien, saludables y reafirmó que siempre luchará por ellos y los seguirá para tenderles la mano.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar