Medio Ambiente

Cambia contenido de metales en pilas

Desde principios de los 90, la tecnología para su fabricación ha ido eliminando la presencia de mercurio, cadmio y plomo

Las pilas son uno de los productos de mayor consumo en nuestra sociedad, ya que son la fuente de energía necesaria para el funcionamiento de equipos y productos que utilizamos día con día.

Han generado preocupación entre grupos ambientalistas, autoridades y población en general, debido a que al final de su vida útil se convierten en residuos que si son dispuestos de forma inadecuada existe la posibilidad de que se generen afectaciones en el medio ambiente y la salud de la población.

En el pasado, la mayoría de las tecnologías de pilas contenía mercurio, cadmio o plomo. Sin embargo, desde principios de los años 90 la tecnología para su fabricación evolucionó, permitiendo eli¬minar el mercurio añadido y el cadmio en las pilas.

Derivado de lo anterior, en varias regiones del mundo se han establecido restricciones respec¬to al contenido de mercurio en las pilas. En Estados Unidos de América está prohibida la venta de pilas con mercurio añadido y, en el caso de las pilas de botón, la concentración no debe ser mayor del 2.5%. De manera similar, en la Unión Europea los límites máximos permisibles de mercurio en las pilas convencionales y las de botón son de 0.0005% y 2%, respectivamente.

Los consumidores finales pueden contribuir a reducir el impacto y el riesgo asociado a los residuos de pilas, adquiriendo, en la medida de lo posible, productos con tecnologías libres de metales pesados.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar